Acerca del Ministerio

El MINISTERIO APOSTÓLICO Y PROFÉTICO CRISTO REY, INC., es un ministerio internacional con sede en Orlando, Florida USA; e incorporado en el Departamento de Estado como corporación sin fines de lucro.

Es un ministerio de enseñanza de los principios bíblicos de la fe, de capacitación espiritual en las áreas apostólicas y proféticas, y de entrenamiento ministerial tanto para nuevos ministerios como para ministerios ya establecidos. Nuestro énfasis ministerial esta dirigido a capacitar sobre cómo levantar la maldición de la tierra.

Capacitamos en el ejercicio de la guerra espiritual, y de la liberación de demonios, según fue definido por Jesús, cuando dijo: Mas si por el dedo de Dios echo yo fuera los demonios, cierto el reino de Dios ha llegado a vosotros (Lucas 11:20).

Nuestra declaración de Fe:

  • Creemos en la vigencia de los cinco ministerios, según citados en Efesios 4:11: Y él mismo dio unos, ciertamente apóstoles; y otros, profetas; y otros, evangelistas; y otros, pastores y doctores.
  • Creemos que el desarrollo de la iglesia está fundamentada sobre los ministerios apostólicos y proféticos, según se cita en Efesios 2:20 y 3:5: El cual misterio en los otros siglos no se dio a conocer a los hijos de los hombres como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas en el Espíritu.
  • Creemos en un solo Dios Verdadero, Creador y Sustentador de todas las cosas, Dios de toda carne, como es presentado por el profeta Jeremías, que por Su Gracia y por su misericordia todas las cosas subsisten.
  • Creemos en Jesús, Señor y Salvador, mediador entre Dios y los hombres, por quien único tenemos perdón y redención de pecados, y por quien único podemos llegar al Padre.
  • Creemos que el hombre es justificado por su fe en Jesús, como está escrito, Que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
  • Creemos en el retorno de Jesús a la tierra para establecer en ella un reino milenial.
  • Creemos en el Poder del Espíritu Santo, el Consolador, que nos lleva al conocimiento de la Verdad, y por quien somos redargüidos de justicia, de juicio y de pecado.
  • Creemos que en esperanza somos salvos, que ninguno que poniendo su mano sobre el arado, y mira atrás, es digno de una salvación tan grande.
  • Creemos que toda Escritura es inspirada divinamente y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, Para que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente instruido para toda buena obra.
  • Creemos que aunque no nos justificamos por las obras de la Ley, los escritos del Antiguo Testamento aún están vigentes, y de ellos ha de ser revelado aun cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni aun han subido en corazón de hombre.
  • Predicamos que Jehová-Dios nos ha llamado y capacitado para levantar la maldición de la tierra, para que entre tanto Él aun no regrese, la poseamos para establecer en ella el Reino de Dios sobre la tierra, a fin de que sea hecho en ella como se hace en los cielos.
  • Predicamos que somos llamados y autorizados para que en el nombre de Jesús expulsemos de las regiones toda potestad de las tinieblas, y erradiquemos toda práctica oculta de santería, según ordenado en las Escrituras.