PARA todas las cosas hay sazón, y todo lo que se quiere debajo del cielo, tiene su tiempo: Eclesiastés 3:1

El tiempo de la generación de Adam no ha sido un tiempo corriendo sin sentido ni razón. Dios dispuso armoniosamente las épocas y las sazones de los tiempos, para establecer con cada época un énfasis de Revelación de su plan de salvación.

Todo tiempo ha tenido su propio énfasis, su respectiva demanda. En ellos Dios se ha revelado a la humanidad en sus distintas regiones, como está escrito en la epístola a los Hebreos,

DIOS, habiendo hablado muchas veces y en muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2En estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, al cual constituyó heredero de todo, por el cual asimismo hizo el universo: Hebreos 1:1,2

Y ha utilizado distintas formas, muchas de ellas, formas no tradicionales,

Porque los Gentiles que no tienen ley, naturalmente haciendo lo que es de la ley, los tales, aunque no tengan ley, ellos son ley a sí mismos: 15Mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio juntamente sus conciencias, y acusándose y también excusándose sus pensamientos unos con otros; 16En el día que juzgará el Señor lo encubierto de los hombres, conforme a mi evangelio, por Jesucristo. Romanos 2:14-16

En cuanto al último tiempo, su énfasis, su demanda y su respectivo proceso de Revelación, lo vemos claramente a partir de la mención que Jesús hizo con respecto a los tiempos que se marcaron con la llegada de Juan el Bautista.

Porque todos los profetas y la ley hasta Juan profetizaron. Mateo 11:13

El pasaje paralelo de Lucas es más claro,

La ley y los profetas hasta Juan: desde entonces el reino de Dios es anunciado, y quienquiera se esfuerza a entrar en él.         Lucas 16:16

Según el texto, cita de las Palabras de Jesús, el tiempo que terminó es definido como, los profetas y la Ley, que según el apóstol Juan, fue el tiempo de Moisés,

Porque la ley por Moisés fue dada: mas la gracia y la verdad por Jesucristo fue hecha. Juan 1:17

Y, el tiempo que le sucedió, es definido como el tiempo del Reino de Dios,

En este “nuevo tiempo” el énfasis de revelación consistía en arrebatar el Reino, y se alcanzaba en el momento cuando cada quien se constituía en violentos,

Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan. Mateo 11:12

Los violentos son los que se esfuerzan a entrar. Ellos son los únicos que obtienen la Revelación de atar y desatar en la tierra,

Entonces, respondiendo Jesús, le dijo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás; porque no te lo reveló carne ni sangre, mas mi Padre que está en los cielos. 18Mas yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. 19Y a ti daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que ligares en la tierra será ligado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos. Mateo 16:17-19

No que se trata de dispensaciones, sino de tiempos con énfasis específicos de Revelación, regionales, en los cuales Dios determina juicios y operaciones del Espíritu para completar una obra particular para naciones enteras.

En cuanto al énfasis de revelación del último tiempo, el texto del evangelio de Juan establece que la presencia de Jesús en la tierra no es ocasional, que su presencia es debido al énfasis de la Gracia y la Verdad, que Dios dispuso para tal época,

Porque la ley por Moisés fue dada: mas la Gracia y la Verdad por Jesucristo fue hecha. Juan 1:17

Tal y como fue profetizado desde tiempo antiguo por el profeta Zacarías,

Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalem, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y harán llanto sobre él, como llanto sobre unigénito, afligiéndose sobre él como quien se aflige sobre primogénito. Zacarías 12:10

Y por el profeta Isaías,

Y acontecerá en aquel tiempo, que los que hubieren quedado de Israel, y los que hubieren quedado de la casa de Jacob, nunca más estriben sobre el que los hirió; sino que se apoyarán con verdad en Jehová Santo de Israel. Isaías 10:20

No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare: sacará el juicio a verdad. Isaías 42:3

Aún, en el libro de los salmos,

Porque sol y escudo es Jehová Dios: Gracia y gloria dará Jehová: No quitará el bien a los que en integridad andan. Salmo 84:11

Aparta de mí camino de mentira; Y hazme la gracia de tu ley. Salmo 119:29

Así que, tenemos que el énfasis de Revelación del último tiempo es el establecimiento del Reino de los Cielos en la tierra; y su demanda consiste en traer por medio de Jesús la Buena Nueva de la salvación por la Gracia y la Verdad. Es un tiempo de guerra espiritual en la que los violentos son los únicos que reciben la capacidad de atar y desatar en los Cielos.

Por eso, y ahora entendible con mucha más claridad, la hipocresía señalada a los religiosos de la época no era una hipocresía dialéctica, sino la hipocresía de actuar fuera del énfasis de Revelación que la época demandaba,

Y a la mañana: Hoy tempestad; porque tiene arreboles el cielo triste. Hipócritas, que sabéis hacer diferencia en la faz del cielo; ¿y en las señales de los tiempos no podéis?   Mateo 16:3

De allí que, en su exhortación a los discípulos, Jesús los urgió a mantenerse firmes en su enseñanza para que no cayeran en la hipocresía de los escribas y fariseos,

Andad pues, y aprended qué cosa es: Misericordia quiero, y no sacrificio: porque no he venido a llamar justos, sino pecadores a arrepentimiento. Mateo 9:13

¿Cuál es la demanda de trabajo que Dios espera de los ministros para este último tiempo?

La demanda es restaurar y ejecutar todas aquellas Palabras que no se ejecutaron adecuadamente, y/o se establecieron parcialmente. Dado que no hacer lo que se sabe que es bueno, es pecado, es necesario quitar ese sello de “pecado”, y transformar las acciones en santas y buenas, y agradables al Señor.

Es un tiempo de restauración y validación de La Palabra. La experiencia de Zaqueo ante Jesús lo ilustra adecuadamente:

Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, lo vuelvo con el cuatro tanto. 9 Y Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. Lucas 19:8,9

La proclamación del Reino se había establecido durante el tiempo de convivio en casa de Zaqueo, pero no fue sino hasta que Zaqueo confiesa públicamente su decisión de devolver lo que se hubiere defraudado con un 25% por ciento adicional, en obediencia a la estipulación de la Ley,

Confesarán su pecado que cometieron, y compensarán su ofensa enteramente, y añadirán su quinto sobre ello, y lo darán a aquel contra quien pecaron. Números 5:7

…hasta entonces es que se dictamina que la salvación ha llegado a esa casa.

Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham.

La proclamación del Evangelio no conduce a la perfección mientras la persona no tome la acción de restaurar lo que por sus acciones pasadas haya perjudicado, pervertido o detenido.

La perfección reclama la convicción de la necesidad de resarcir y restaurar.

Nada puede quedar inconcluso. Esta es la demanda de este tiempo. Es tiempo para resarcir daños, de enmendar errores, de saldar deudas; en síntesis, de restauración.

Promesas no completadas, proyectos espirituales truncados, caminos no completados, caminos desviados, todo tiene que ser revisado, y corregido. Nada puede quedar inconcluso.

Causas injustas, motivos egoístas, vínculos equivocados, pactos inaceptables, todo tiene que ser enmendado y corregido.

Lo que no se corrija se convertirá en estorbo y evitará que el hombre y la mujer de fe se posicionen dentro de las operaciones del Espíritu de establecimiento del Reino sobre la tierra.

Esta enseñanza pertenece a una serie de tres enseñanzas en línea. Se recomienda el siguiente orden.

  1. ¿Qué Significa Ministerialmente el Último Tiempo?
  2. Toda época tiene su propia demanda. No es la misma demanda para todos los tiempos.
  3. El orden de los Eventos del Último Tiempo

 

 

Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

2 respuestas a “Toda época tiene su propia demanda. No es la misma demanda para todos los tiempos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s