El concepto que la apostasía ha asumido a través de los años es múltiple y variado, y ha adoptado diversas formas, desde la concepción de movimientos académicos salidos de los salones humanistas universitarios, hasta el replanteo de la predicación de doctrinas pseudobíblicas que no tienen fundamento cristo-céntrico.

Aunque no hay una definición clara de cómo y cuándo ha de manifestarse la apostasía institucional de la cual el apóstol Pablo hizo mención en su segunda epístola a la comunidad de fe de Tesalónica, en la actualidad han surgido diversos movimientos cristianos, eclesiásticos, que si no son la forma exacta a la cual el apóstol se refería, propenden y preparan el camino de una apostasía sin precedentes.

La apostasía es un movimiento espiritual, y como bien lo apuntamos en otro de nuestros escritos, será introducido dentro del ambiente cristiano con características de un movimiento de restauración.[1] Está dirigido a remover la fe[2] del fundamento redentor de Jesús como salvador y reconciliador de la humanidad, para depositarlo sobre temas pseudobíblicos que solo tienen el propósito de desarrollar en las comunidades cristianas un sentido de logro como la medida de la perfección y de la fe.

La apostasía pone en contacto al creyente con el mundo de la vanidad, presenta una impactante revelación de Dios y la introduce como camino para alcanzar la manifestación plena del Todopoderoso.

El principio de su fundamento se levanta sobre la experiencia de la tentación de Adam y Eva. La serpiente se presenta con un mensaje aparente, egoísta, cuyo logro y trascendencia real es el trasiego de la obediencia a la Palabra por una experiencia sensorial de realización personal. El mensaje apostata pertenece a Luzbel que en su afán de introducir rebelión entre la creación de Dios, contrató a la serpiente para forzar a Adam y Eva a hacer lo opuesto a lo que Dios había dispuesto en el huerto.[3]

La apostasía no llega con el propósito de dañar al ser humano, la creación máxima del Todopoderoso, como religiosamente se enseñó a partir de la edad media, llega con el propósito de distorsionar el plan original que el Soberano Dios dispuso dentro del huerto, y lo logra adelantando los tiempos que Él puso en su sola potestad para que el hombre disfrute de los beneficios de la Creación.

En la actualidad esta actitud satánica cobra mayor vigencia, pues como se señala en el libro de Apocalipsis, el diablo sabe que le queda poco tiempo.[4]

La apostasía no se establece en forma casual, su introducción es sistemática y ordenada, y como bien lo observamos en el caso de la serpiente en el huerto, opera distorsionando la Palabra que en su momento ha sido establecida para bendición de la comunidad.

La apostasía opera de la siguiente forma. Primero identifica una Palabra, aquella que es fundamento de vida para la comunidad de fe, particularmente la que vino por intermedio de la revelación y que provocó despertamiento espiritual en la comunidad. Cuando la ha identificado, la ataca y la distorsiona; al lograrlo, su práctica por parte de la comunidad provoca destrucción espiritual. Varios ejemplos lo confirman.

Veamos como primer ejemplo el caso de cómo un pueblo convierte en motivo de adoración lo que en su momento fue solamente una señal de salvación. En la trayectoria por el desierto, el pueblo de Israel sufrió el ataque mortal de serpientes ardientes,[5] y aunque vinieron como parte del juicio de Dios por causa de la murmuración del pueblo y por el menosprecio hacia el ma-nah, Dios mismo le revela a Moisés el antídoto para su mordida: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre la bandera: y será que cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá. [6]

Jesús explicó que la serpiente de metal significaba una señal de salvación, pero el pueblo la entendió como su cura, por esa razón años más tarde esta figura fue convertida en un ídolo de adoración: El quitó los altos, y quebró las imágenes, y taló los bosques, e hizo pedazos la serpiente de bronce que había hecho Moisés, porque hasta entonces le quemaban perfumes los hijos de Israel; y llamóle por nombre Nehustán.[7]

Lo que en su momento significó revelación de vida, la apostasía la convirtió en motivo de rebelión.

Otro ejemplo es el caso de Beth-el, sitio donde Jacob recibió revelación de vida y le fue manifestado el propósito para su vida. Jacob reconoció que ese sitio era para él casa de Dios, y puerta del cielo.[8] Con el tiempo ese sitio fue convertido en un centro ceremonial apostata: Entonces instituyó Jeroboam solemnidad en el mes octavo, a los quince del mes, conforme a la solemnidad que se celebraba en Judá; y sacrificó sobre altar. Así hizo en Beth-el, sacrificando a los becerros que había hecho. Ordenó también en Beth-el sacerdotes de los altos que él había fabricado.[9]

La Palabra de revelación que Jacob recibió fue trasegada y sustituida por una práctica idolátrica que trajo contaminación sobre todo un pueblo.

La apostasía ataca una Palabra de vida, de revelación, de Señorío, y la prostituye, y es convertida para el pueblo en motivo de caída. Pablo cita una referencia del profeta Isaías y descubre cómo Satanás establece la actividad apostata: una piedra que es puesta como fundamento de vida sobre la cual se pretende construir una vida espiritual de revelación es convertida en piedra de tropiezo y de caída: Como está escrito: He aquí pongo en Sión piedra de tropiezo, y piedra de caída; Y aquel que creyere en ella, no será avergonzado.[10]

La apostasía surge para desvirtuar una Palabra en particular. En la tentación a Jesús al final de sus 40 días de ayuno vuelve a repetirse la escena: Satanás se le presenta con una Palabra para hacer que Jesús incurra en el mismo yerro de Adam. Su logística sigue siendo la misma.

La apostasía no se establece por si sola ni en forma casual, es la herramienta satánica para introducir su gobierno y sus condiciones de operación. Pervierte la obra de Dios y saca de la Voluntad de Dios a todos a quienes fue dirigida tal operación.

En estos tiempos finales, no obstante, el movimiento apostata adquirirá una característica particular. El surgimiento de la apostasía estará dirigido a pervertir y estorbar la llegada del espíritu de Elías. El profeta Malaquías profetizó que la venida y manifestación del Mesías estaría precedida por la presencia del espíritu de Elías:

He aquí, yo os envío a Elías el profeta, antes que venga el día de Jehová grande y terrible. Malaquías 4:5

Su primera manifestación tomó lugar en el nacimiento y ministerio de Juan el Bautista. Jesús lo confirmó e identificó su primera manifestación:

Y si queréis recibir, él (Juan el Bautista) es aquel Elías que había de venir. Mateo 11.14

 

Porque él irá delante de él con el espíritu y virtud de Elías, para convertir los corazones de los padres a los hijos, y los rebeldes a la prudencia de los justos, para aparejar al Señor un pueblo apercibido. Lucas 1:17

 

Mas os digo, que ya vino Elías, y no le conocieron; antes hicieron en él todo lo que quisieron: así también el Hijo del hombre padecerá de ellos. 13 Los discípulos entonces entendieron, que les habló de Juan el Bautista. Mateo 17:12,13

Pero aparecerá nuevamente antes del retorno de Jesús a la tierra, y tiene el propósito de restaurar todas las cosas.

Entonces sus discípulos le preguntaron, diciendo: ¿Por qué dicen pues los escribas que es menester que Elías venga primero? Y respondiendo Jesús, les dijo: A la verdad, Elías vendrá primero, y restituirá todas las cosas. Mateo 17:10,11

La manifestación del espíritu de Elías no es una reencarnación, doctrina no avalada por las Escrituras, se trata de ministerios sobrenaturales que establecen señal profética sobre la tierra para combatir y contrarrestar los movimientos apostatas. Lo vemos en función claramente en el traspaso del ministerio de Elías a Eliseo:

Y como hubieron pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieres que haga por ti, antes que sea quitado de contigo. Y dijo Eliseo: Ruégote que las dos partes de tu espíritu sean sobre mí. II Reyes 2:9

 

Y viéndole los hijos de los profetas que estaban en Jericó de la otra parte, dijeron: El espíritu de Elías reposó sobre Eliseo. Y viniéronle a recibir, e inclináronse a él hasta la tierra. II Reyes 2:15

La apostasía de los últimos tiempos está dirigida a desvirtuar la llegada y manifestación del espíritu de Elías, y lo hará de forma institucional dentro de la iglesia misma. Veámoslo en el siguiente desarrollo:

Y venido un día oportuno, en que Herodes, en la fiesta de su nacimiento, daba una cena a sus príncipes y tribunos, y a los principales de Galilea; 22 Y entrando la hija de Herodías, y danzando, y agradando a Herodes y a los que estaban con él a la mesa, el rey dijo a la muchacha: Pídeme lo que quisieres, que yo te lo daré. 23 Y le juró: Todo lo que me pidieres te daré, hasta la mitad de mi reino. 24 Y saliendo ella, dijo a su madre: ¿Qué pediré? Y ella dijo: La cabeza de Juan Bautista. 25 Entonces ella entró prestamente al rey, y pidió, diciendo: Quiero que ahora mismo me des en un plato la cabeza de Juan Bautista. 26 Y el rey se entristeció mucho; mas a causa del juramento, y de los que estaban con él a la mesa, no quiso desecharla. 27 Y luego el rey, enviando uno de la guardia, mandó que fuese traída su cabeza; 28 El cual fue, y le degolló en la cárcel, y trajo su cabeza en un plato, y la dio a la muchacha, y la muchacha la dio a su madre. Marcos 6:21-28

Ya anteriormente verificamos que Juan el Bautista fue recipiente del espíritu de Elías; por lo tanto, la petición de la hija de Herodías de pedir la cabeza de Juan el Bautista, por instrucción de su madre, no estaba dirigida sencillamente al deseo de vengarse de Juan por la condena que éste le había dado a Herodes en cuanto a que tenía la mujer de su hermano,[11] su petición estaba dirigida a anular la manifestación del espíritu de Elías. Para lograrlo hizo uso de la danza.

La danza es una herramienta que Satanás está utilizando dentro de las congregaciones de fe para evitar que las comunidades reconozcan y acepten la eventual manifestación del espíritu de Elías. Paradójico decirlo, pero muy pocos profetas de restauración se han percatado de ello. La hija de Herodías está pidiendo la cabeza de Elías para evitar la llegada de la verdadera restauración del reino.

La cultura mesiánica hebrea que pretende establecerse dentro de las comunidades de fe, en el afán de acercarse lo más posible a los principios originales de la experiencia bíblica se está prestando para que modelajes apostatas se establezcan eclesiásticamente, y sean motivo de contaminación y caída.

La danza ha adoptado posiciones espirituales peligrosas. Los movimientos cadencioso, seductores, pre-aprendidos y practicados de antemano a los cuales cada vez mayor número de ministerios están acudiendo como evidencia de la restauración de los últimos tiempos está pidiendo la cabeza de Elías. Se han identificado con las hijas de Moab cuya participación real fue la de llevar a los hijos de Israel a contaminarse con dioses paganos:

Y REPOSÓ Israel en Sittim, y el pueblo empezó a fornicar con las hijas de Moab: 2 Las cuales llamaron al pueblo a los sacrificios de sus dioses: y el pueblo comió, e inclinóse a sus dioses. Números 25:1,2

Las hijas de Moab sedujeron a los hijos de Israel y los llevaron a fornicar, y a postrarse ante sus dioses. La presencia de danzas extrañas dentro de las congregaciones de fe está introduciendo fuerzas espirituales que están desarrollando, provocando y estimulando contaminación entre los miembros de las comunidades, y está estableciendo dioses paganos y mitológicos como deidades de gobierno dentro ellas.

Si revisamos detenidamente el texto donde se presentan las hijas de Moab llevando al pueblo de Israel a fornicar con sus dioses paganos, y lo comparamos con el texto en el Nuevo Testamento donde Jesús advierte sobre la actividad religiosa en los días previos a su retorno, veremos el paralelismo de las prácticas.

Y REPOSÓ Israel en Sittim, y el pueblo empezó a fornicar con las hijas de Moab: 2 Las cuales llamaron al pueblo a los sacrificios de sus dioses: y el pueblo comió, e inclinóse a sus dioses. Números 25:1,2

Mas como los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre. 38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día que Noé entró en el arca, Mateo 24:37,38

Las alas de Isis, los abanicos de Geisha, entre otros, bastante difundidos en nuestros tiempos, artículos importados de tradiciones paganas introducidos en las comunidades de fe bajo el argumento de que han sido redimidos para el servicio y culto a Dios, es sencillamente reflejo del orgullo de un pueblo que quiere acomodar a Dios dentro de sus conceptos, que rehúyen y niegan el valor de humillarse y someterse al señorío de Cristo.

El profeta Isaías advirtió también en su tiempo acerca de este mismo paralelismo:

Asimismo dice Jehová: Por cuanto las hijas de Sión se ensoberbecen, y andan cuellierguidas y los ojos descompuestos; cuando andan van danzando, y haciendo son con los pies: Por tanto, pelará el Señor la mollera de las hijas de Sión, y Jehová descubrirá sus vergüenzas. Isaías 3:16

Dios ha visitado la tierra entera y ha soplado espíritu de restauración sobre ella, pero lamentablemente como se presenta en la parábola del trigo y la cizaña,[12] un hombre enemigo ha introducido y sembrado cizaña entre el trigo, y ambos tienen que crecer juntos, y todo debido a que los obreros se durmieron y allí el enemigo aprovechó a sembrar cizaña.

El Espíritu de la profecía llama a todo los obreros de la mies a no dormir, a velar, para evitar que el enemigo siembre apostasía en las naciones.

 

 Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] http://wp.me/p1TUTh-8W

[2] 1ra. Timoteo 1:19; 2da. Timoteo 2:18

[3] Ezequiel 28:14-18

[4] Apocalipsis 12:12

[5] Números 21:6

[6] ídem 21:8

[7] II Reyes 18:4

[8] Genesis 28:17

[9] I Reyes 12:32

[10] Romanos 9:33

[11] Mateo 14:3; Marcos 6:17

[12] Mateo 13:28

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s