¿Puede el justo ser abatido y ser tratado en la vida lo mismo que es tratado un impío?

¿Puede Dios permitir que el justo padezca sin realmente haber justa causa?

¿Puede Satanás tener acceso a un justo y afectar su entorno, sus propiedades y aun su misma familia?

Las contaminaciones que se adquieren de forma ingenua, por las costumbres populares, por los hábitos paganos, aun por conversaciones obscenas, son la principal causa de la autoridad que Satanás adquiere para afligir y oprimir a los justos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s