Las circunstancias son recursos en la mano de Dios para ‎hacernos entender, primero, que Él no depende de ellas para actuar a ‎favor nuestro, y segundo, para que entendamos que su poder no se ‎limita por la presencia de una circunstancia adversa. Entre mayor y más ‎grande la circunstancia adversa, mayor la probabilidad de que Dios ‎realice entre nosotros, los que hemos creído, una gran obra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s