La vida cristiana no consiste solamente en asistir frecuentemente a una iglesia y presentarse ante la sociedad en que esta inmerso como un feligrés de tal o cual congregación cristiana.

Cuando Jesús daba las ultimas instrucciones a sus discípulos, les requirió que su trabajo de allí en adelante consistiría en “ser testigos”, lo cual les requería no solo la afiliación a una comunidad de fe, sino mas, involucrarse en una tarea proclamadora del evangelio del Reino de los Cielos. La pregunta que queremos contestar hoy, es: ¿cómo comenzar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s